"Mi dolor de exilio es tan grande que cubre todo mi cuerpo.

Muevo un dedo del pie y sufro".

Lejos de casa


León Ferrari : Retrospectiva prohibida en Argentina / artículo de vmi, Caracas, febrero 2005



La última cena




Reconozco mi ignorancia en materia de artes plásticas: hasta que un grupo de vándalos católicos destruyeran algunas de sus obras y una asociación católica argentina pidiera a la justicia la prohibición de su Retrospectiva, yo no sabía nada sobre el artista plástico argentino León Ferrari. Gracias muchachas y muchachos católicos por presentarme a tan maravilloso artista.


Yo acababa de llegar a Argentina (diciembre 2004) justo cuando una jueza se presentó en el Centro Cultural Recoleta, lugar donde se exhibía la Retrospectiva, y después de recorrerla determinó que la misma hería la sensibilidad católica… y la prohibió. 

Semanas antes, el Arzobispo de Buenos Aires, Cardenal Jorge Bergoglio, había escrito una carta donde  decía, entre otras cosas: "Hoy me dirijo a ustedes muy dolido por la blasfemia que es perpetrada en el Centro Cultural Recoleta con motivo de una exposición plástica. También me apena que este evento sea realizado en un Centro Cultural que se sostiene con el dinero que el pueblo cristiano y personas de buena voluntad aportan con sus impuestos".  Toda una declaración de principios sobre la libertad, la tolerancia y los derechos humanos.

Yo, que a veces pienso, pensé: ¿y dónde estaba la sensibilidad católica cuando sus representantes bendecían los “vuelos de la muerte”? ¿Aquellos en  los que los genocidas argentinos arrojaban vivas a sus víctimas al Río de La Plata a partir de 1976? De vacaciones en Miami, seguramente. O en Roma, que era más chic.

Y como ya se sabe que no hay nada más tentador que lo prohibido, yo me moría de ganas de conocer la obra de León Ferrari.

Rápidamente las autoridades del Centro Cultural Recoleta y del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, organizadores de la muestra, recurrieron a su vez a la justicia.

Estaba en la estación del subte con mi hermana cuando, días más tarde, vimos en la televisión que la justicia había dictaminado que se reabriera la Retrospectiva prohibida.

- ¡Corramos a verla! –le dije a mi hermana mientras nos zambullíamos en el vagón del subte-. Porque dentro de unas horas puede estar prohibida de nuevo.

Así que corrimos. Y junto con nosotras, centenares de personas que parecían tener nuestro mismo temor. Porque la cola para entrar a la exposición era de casi una cuadra… bajo el rayo inclemente del sol veraniego.

¡Oh sorpresa! Las puertas de la sala estaban cerradas y custodiadas por vigilantes privados que no dejaban entrar a nadie. Los minutos pasaban, la cola seguía creciendo y las puertas continuaban cerradas.

Mi indignación estaba empezando a crecer cuando de repente vi que salían 4 personas de la sala y entonces los vigilantes dejaron entrar a 4 personas de la cola. Ya adentro, sus bolsos eran revisados minuciosamente y los muy grandes iban a parar al guardabolsos de la sala. La verdad: me sentí en una dictadura.

Pero cuando finalmente logramos entrar entendí que todas esas medidas de seguridad eran para protegernos y no para intimidarnos, porque cuando los vándalos habían atacado las obras del Sr. Ferrari, leí en un mural de la sala, tampoco habían sido muy amables con el público que allí se encontraba. Pobrecitos los vándalos católicos, son muy sensibles pero les falta un poquito de educación y buenos modales. Humildemente les pido que vayan un poco menos a la Iglesia y un poco más a la escuela. Dios y la Patria se lo agradecerán. Amén.

Al ingresar a la sala sentí una inmensa alegría al ver que estaba repleta de gente, tanta que hacían cola frente a las obras para poder verlas, y al mismo tiempo algo de temor. Me pregunté si detrás de esas aparentes pacíficas personas no habría un vándalo escondido, dispuesto a partirme una obra en la cabeza.

Y entonces allí, enfrente mío, colgado del techo, imponente, enorme, conmovedor, estaba Jesús crucificado sobre un avión de guerra.

Era impresionante. Un desgarrador llamado a la paz.





El silencio era sepulcral. Como si las cientos de personas que estaban allí sintieran que en cualquier momento el avión iba a comenzar a descargar sus bombas sobre nosotros.

Era un silencio que daba miedo.

Pero no era el Jesús crucificado en el avión lo que asustaba, sino no saber cuál sería la siguiente acción bélica de los vándalos católicos y compañía. Porque no nos engañemos: los vándalos católicos y los militares torturadores siempre han andado codo a codo, como una tierna parejita enamorada del terror.

Vimos cientos de obras, la Retrospectiva abarcaba 50 años de la trayectoria del Sr. Ferrari, y mi hermana y yo nos mirábamos interrogándonos, porque aquello que tanto había herido la sensibilidad de… aquello no aparecía. Miramos, miramos y miramos hasta que… ¡por fin! dimos con el fruto prohibido.

¡Ah, cómo me hizo reír el Sr. Ferrari! Porque sus obras tienen un gran humor, acido, dulce, mordaz y crítico a la vez. Y lleno de sensibilidad.

Sí, fue muy divertido ver una botella llena de condones con una pequeña foto del Papa pegada por delante. Pero no es divertido la cantidad de gente que muere de SIDA porque el Papa prohíbe los condones. Fue gracioso ver una sartén llena de santos; una Ultima Cena en donde Jesús y los Apóstoles están acompañados de un orangután y ratas (en Argentina a los militares torturadores se les llama gorilas; pobrecitos los gorilas, qué culpa tienen ellos para que los asocien con semejantes bestias); famosos cuadros sobre el Infierno, realizados por pedido de la Iglesia Católica, en donde los seres humanos torturados en el asador fueron reemplazados por santos.

Oh, esto último hirió muchísimo la sensibilidad de…

Y el Sr. Ferrari, con una lógica irrebatible, preguntó: ¿por qué la tortura es buena para los humanos y mala para los santos?

Quiero aclarar algo: la mayoría de la Retrospectiva no hacía ninguna alusión al catolicismo. Y muchas de las obras que sí lo hacían no eran creación del Sr. Ferrari sino de la propia Iglesia Católica Argentina: su apoyo a los genocidas de la última dictadura militar (1976-1983) mostradas en recortes de prensa de aquella época; las “carnales” relaciones actuales entre el Vaticano y aquellos genocidas. Lo que hizo el Sr. Ferrari, simplemente, fue exhibir lo que los diarios de aquí y de allá publicaron sin ningún pudor.

El Sr. Ferrari, que con ese material podría haber hecho un panfleto político, hizo en cambio una obra artística que nos convoca a No Olvidar.

No hay resentimiento ni odio en su obra. Y el Sr. Ferrari tiene sobrados motivos para tener ambos sentimientos: tiene un hijo desaparecido y él fue condenado al exilio durante varios años. Pero a sus 84 años el Sr. Ferrari lo que tiene para ofrecernos es Amor. Un amor cargado de verdad, memoria y humor. Un amor redentor más no perdonador. Porque se puede perdonar, quizá, a quien pide perdón, pero ni la Iglesia Católica ni los genocidas argentinos lo han hecho todavía.



EL DIA EN QUE LOS VÁNDALOS Y COMPAÑÍA ATACARON DE NUEVO

No fue un día. Fueron muchos los días y las noches en que el Sr. Ferrari, igual que en una dictadura, recibió amenazas telefónicas de muerte. Anónimas, por supuesto. Porque los vándalos y compañía siempre son cobardes.

Y el Sr. Ferrari, para no exponer al público a futuras agresiones, decidió adelantar la clausura de su Retrospectiva.

Ese último día fue una fiesta y un duelo.

Una fiesta porque más de 70.000 personas fueron a darle su apoyo al Sr. Ferrari.
Un duelo porque ese día la democracia argentina perdió una batalla frente al terrorismo católico y compañía.

En las fotos del día después, el Sr. Ferrari sonreía feliz rodeado de una multitud que, decía el diario, coreaba su nombre como si fuera un cantante de rock: “¡León, León, León!”

Esa sonrisa fue la derrota de los vándalos.

La Retrospectiva, la más visitada en toda la historia del Centro Cultural Recoleta, la victoria de una parte del Pueblo Argentino que se niega a perder la memoria.

Porque sabe que perder la memoria es quedar en la oscuridad, sin un bastón que nos indique el camino de salida.

O peor.

Quedar con un bastón que unos vándalos y compañía patean en la oscuridad para que nos quedemos perdidos para siempre.




© viviana marcela iriart
Caracas, febrero 2005


Nota: El   Cardenal Jorge Bergoglio fue elegido Papa en marzo de 2013: el Papa Francisco




LEON FERRARI

Artista plástico, escultor, escritor, nació en Buenos Aires en 1920. Vivió en Brasil desde 1976 hasta 1991. Hace escultura desde 1955, dibujo y grafismos desde 1962, collage y objetos desde 1964. Muestras colectivas: Di Tella (1965), Homenaje al Che (1967), Tucumán Arde (1968), Malvenido Rockefeller (1969), Bienal de La Habana (1986, 1994, 2001), Veinte Años (1996), Re-aligning vision (1977), Identidad (1998), Cantos Paralelos y Global Conceptualism: Points of Origin (1999), Heterotopías Reina Sofía (2000).
Publicó: Palabras Ajenas (1966-67), Nosotros no sabíamos (1976), Parahereges (1986), Cuadro Escrito y Hombres (1984), Biblia (1989), Exégesis (1993) entre otros libros.
Participó en congresos en Argentina y en el exterior. Algunas de sus ponencias: Conquista y religión, Jesús y el antisemitismo cristiano, Arte y Poder, Sexo y violencia en la iconografía cristiana.

Algunos premios: Konex (2012), Beca Guggenheim (1995), Medalla de las Abuelas de Plaza de Mayo (1977), Salón Belgrano (1998), Premio Costantini (2000), Premio Clamor Brzeska (2003).

Es socio honorario del Centro Argentino de Investigadores de Artes (CAIA) y miembro fundador del CIHABAPAI: Club de impíos herejes apóstatas blasfemos ateos paganos agnósticos e infieles, en formación; club que en 1997 y 2001 envío cartas al Papa pidiendo la anulación del Juicio Final, de la inmortalidad y el desalojo y demolición del Infierno. Cartas que, por supuesto, no fueron respondidas por Su Santidad. 





Carta del Cardenal Bergoglio en contra de la exposición de León Ferrari


La Iglesia advirtió que la muestra de Ferrari "es una blasfemia"

El cardenal primado convocó para el martes a un día de ayuno como acto de reparación
Por Loreley Gaffoglio  | LA NACION



Iglesia criticó fuertemente ayer la muestra retrospectiva del artista plástico León Ferrari, que se exhibe en el Centro Cultural Recoleta, a la que calificó como "una blasfemia que avergüenza a nuestra ciudad". Además, convocó para el martes próximo a "una jornada de ayuno y oración" para que "el Señor perdone nuestros pecados y los de la ciudad", en referencia al gobierno porteño, que propicia la polémica exhibición.
El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, fue la voz de la fe católica que se levantó en contra de la muestra, en cuyas obras se combinan símbolos religiosos con imágenes eróticas, mientras que Cristos, vírgenes y santos "arden" en la representación que Ferrari hace del infierno. 

"Desde hace algún tiempo se vienen dando en la Ciudad algunas expresiones públicas de burla y ofensas a las personas de nuestro Señor Jesucristo y de la Santísima Virgen María; así como también a diversas manifestaciones contra los valores religiosos y morales que profesamos", dijo Bergoglio en una carta pastoral, dirigida a los sacerdotes, consagrados fieles de la arquidiócesis, difundida a los medios. 

"Hoy me dirijo a ustedes muy dolido por la blasfemia que es perpetrada en el Centro Cultural Recoleta con motivo de una exposición plástica. También me apena que este evento sea realizado en un Centro Cultural que se sostiene con el dinero que el pueblo cristiano y personas de buena voluntad aportan con sus impuestos", añadió el purpurado. Y exhortó a que "frente a esta blasfemia que avergüenza a nuestra ciudad, todos unidos hagamos un acto de reparación y petición de perdón el próximo 7 de diciembre", vísperas del Día de la Inmaculada Concepción. 

Bergoglio invitó, así, a los creyentes a "un día de ayuno y oración" como desagravio a lo que entiende es una ofensa a los símbolos religiosos más sagrados.
Con estas palabras el arzobispo quiso poner punto final a las tensiones y controversias entre la Iglesia y el Centro Cultural Recoleta, que se habían iniciado con el reclamo del párroco de Nuestra Señora del Pilar, Rómulo Puiggari. 

Alertado por los artesanos de la feria de Recoleta y por una empleada del propio centro cultural que entre sollozos le rogó que "hiciera algo para detener esta ofensa", el párroco -según contó a LA NACION- había objetado a las autoridades que muchas de las obras agraviaban la fe católica. Como no obtuvo respuesta, aconsejó a los fieles que enviaran e-mails reclamando la suspensión de la muestra. 

Ante los cuestionamientos de la Iglesia, Gustavo López, secretario de Cultura porteño, señaló que "la muestra no expresa la opinión del gobierno de la ciudad y que debe entenderse sólo como un hecho artístico". 

"En ningún momento pensamos que se tratara de un ataque al cristianismo o que violara alguna ley", señaló López, en relación con los reclamos ante el Inadi que iniciarían individualmente los laicos católicos por consejo del Arzobispado. 

"La retrospectiva de Ferrari tiene una parte provocadora, que es propia del arte de hoy", agregó López y pidió que "la muestra pueda exhibirse en un clima de libertad y tolerancia". Sin embargo, se dispuso un refuerzo del personal de seguridad ante los incidentes de anteanoche, cuando el visitante Agustín Durañona y Vedia, abogado, intentó romper un objeto de una instalación de Ferrari. 

Si bien Durañona y Vedia fue retenido una hora y media por personal de seguridad, ni el artista Ferrari ni el Centro Recoleta levantaron cargos contra él.

Lamento del artista

En diálogo con LA NACION, Ferrari respondió al arzobispo: "Más lamento yo que la religión que Bergoglio profesa castigue a los que piensan diferente", disparó el artista, que debió exiliarse en San Pablo en 1976 y que en 1991 volvió al país. "Si algo avergüenza a nuestra ciudad no es esta muestra, sino que se sostenga que hay que torturar a los otros en el infierno", dijo. 

Consultado el curador en jefe del Malba, que coprodujo el libro-catálogo de Ferrari y que negoció sin éxito para que la muestra se realizara en el museo de Palermo Chico, Marcelo Pacheco calificó los dichos de Bergoglio como "una discusión bizantina y absurda".
"Bergoglio opina desde su fe; que los feligreses católicos no vayan a ver la muestra. Pero la discusión es otra: Ferrari es un referente del arte local e internacional. Su calidad artística está fuera de discusión", sentenció Pacheco, que el jueves de la semana próxima mostrará en la terraza del Malba cuatro esculturas que Ferrari hizo a fines del 70 durante su exilio en San Pablo

Fuente: La Nación, Argentina



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...